26 enero 2018

BALDOSAS POR LA MEMORIA EN CABALLITO


Foto:E.J.T.

Hace más de diez años que el colectivo Barrios por la Memoria y Justicia instaló la iniciativa de colocar baldosas en las veredas frente a las viviendas y/o lugares de estudio y trabajo de los miles de detenidos- desaparecidos durante la última Dictadura militar. En ellas se recuerdan los nombres de los militantes populares que perdieron la vida a manos de la represión ilegal del Estado.
Durante 2017, dicha tarea fue incorporada en Caballito por la Mesa de Derechos Humanos del partido Nuevo Encuentro: “No había grupos de baldoseros en Caballito como sí los hay en Palermo, Almagro, La Paternal o Floresta. Entonces hicimos un relevamiento de las baldosas existentes en el barrio y empezamos a colocar las que faltaban” explica Silvia Saladino, militante de dicha organización política.
- ¿Cuáles fueron las baldosas que colocaron?
- Primero encontramos que faltaba la baldosa en Riglos 744, donde se había dado un operativo muy grande en el que habían asesinado a dos compañeros y secuestrado a cuatro personas, de las cuales dos fueron liberadas mientras que dos permanecen desaparecidas. Contactamos a Judith Said (esposa y hermana de dos víctimas) y al resto de su familia, y también a los actuales habitantes de la casa, quienes nos recibieron muy emocionados y comprometidos con el acto que les propusimos. El cual fue abierto, porque convocamos a otras organizaciones y no le dimos un tinte partidario. De hecho, nuestra idea es que en el futuro se sumen otras organizaciones sociales, políticas, partidarias, culturales y deportivas del barrio para conformar una Mesa de Derechos Humanos más amplia de Caballito. La segunda baldosa que pusimos fue en Martín de Gainza 958, lugar donde fueron secuestrados Marta Bugnone y Jorge Ayastuy el 6 de diciembre de 1977. Allí también tuvimos una muy buena recepción de la gente que actualmente habita la casa. La familia vive mayoritariamente en Entre Ríos, y algunos pudieron viajar al acto. Entre quienes pudieron estar, y hasta colaborar en la confección de la baldosa, se encontraba Matías, el hijo de la pareja que además busca a un hermano o hermana que aún no conoce su verdadera identidad...
- ¿Los vecinos se acercan a los actos?
- Sí, de hecho una vecina nos preguntó por el destino del bebe de la pareja... Esa vecina vivió casi cuarenta años sin saber qué había pasado con Matías, y al instante lo pudo conocer... Así que, aunque sea sólo para eso, ha sido muy importante la colocación de la baldosa.
- ¿Cómo van a seguir con la tarea en 2018?
- La idea es retomar ahora en febrero, y preparar una movida grande y amplia por la memoria. Allí incluiremos otras actividades, al margen de la colocación de las baldosas, en un contexto del país de gran negacionismo. Pero queremos avanzar con el relevamiento, e ir poniendo las baldosas que aún faltan colocar.

No hay comentarios: