15 agosto 2017

“MANUEL B, 2097” EN LA PLAZA MARTÍN FIERRO



El Grupo “Caracú” de teatro callejero presentará su espectáculo “Manuel B, 2097” en el marco de la Feria “Semillas en Resistencia”, que se desarrollará el próximo 19 de agosto a partir de las 14:00 en la Plaza Martín Fierro (Urquiza y Cochabamba).
En “Manuel B, 2097”, las máquinas de redes flexibles, modulables y fluctuantes organizan los cuerpos y la vida, llevando todo a un estado de alienación autómata. Producto de la manipulación técnica de la humanidad, la historia se ha parado en seco. No existe más que un interminable presente en el cual Él siempre lleva la razón. Y aunque el sol irradie su luz y el cielo se vea intensamente azul, nada parece tener color y todo es gris. La dominación necesita del control, el olvido, y la resignación de una sociedad sin sensibilidad, emociones ni deseos.
¡Pero donde está el peligro, allí, nace lo que salva! Nadie frenará el constante sonido de la vida. Ningún poder opacará la luz de inagotables colores… Ese es el mensaje que recibe Kekeyen, quien aún sin creer del todo apuesta por el ser humano, y buscará encontrar “la chispa de la resistencia”, demostrando que  aún en esta sociedad gris el hilo de la vida no se debe cortar.
Desde 1997, “Caracú” viene realizando espectáculos en espacios abiertos, como una opción ideológica y estética. Esta obra se actuará al aire libre para todos y todas, y se pedirá una contribución a la gorra.

Ficha técnica:
Actúan: Claudia Aldini, Juan De Biasi, Graciela Verón y Clarisa Redin.
Asistente: Valeria Giacone
Escenografía: Juan Pablo Villasante
Música y efectos: Tomas Marín
Dramaturgia: Graciela Verón
Dirección y puesta en escena: Clarisa Redin

13 agosto 2017

INSTRUCCIONES PARA CAPEAR EL MAL TIEMPO


Foto: Editorial y revista Sudestada

En primer lugar, no se desespere y en caso de zafarrancho
no siga las reglas que el huracán querrá imponerle.
Refúgiese en la casa y asegure los postigos
una vez que todos los suyos estén a salvo.
Comparta el mate y la charla con los compañeros, los besos furtivos
y las noches clandestinas, con quien le asegure ternura.
No deje que la estupidez se imponga.
Defiéndase.
A la estética, ética.
Esté siempre atento.
No les bastará empobrecerlo y lo querrán someter con su propia tristeza.
Ríase estentóreamente.
Mófese: la derecha está mal cogida.
Será imprescindible cenar juntos cada día hasta que la tormenta pase.
Son cosas simples, sencillas, pero no por ello, menos eficaces.
Diga hacia el costado buen día, por favor y gracias.
Y la concha de tu madre cuando lo soliciten desde arriba.
Tírele con lo que tenga, pero nunca solo.
Ellos saben cómo emboscarlo en la desprevenida soledad de una tarde.
Recuerde que los artistas serán siempre nuestros.
Y el olvido será feroz con la comparsa de impostores que los acompaña.
Todo va a estar bien si me hace caso.
Sobreviviremos nuevamente, estamos curtidos.
Cuidemos a los pibes que querrán podarlos.
Solo es menester bien pertrecharse y no escatimarnos amabilidades.
Deberemos dejar a mano los poemas indispensables, el vino tinto y la guitarra.
Sonreírles a nuestros viejos como vacuna contra la angustia diaria.
Ser piadosos con los amigos.
No confundir a los ingenuos con los traidores.
Y aún con estos, tener el perdón fácil para cuando vuelvan
con las ilusiones forreadas.
Aquí nadie sobra.
Y eso sí, ser perseverantes y tenaces,
 escribir religiosamente todos los días, todas las tardes, todas las noches.
Aún sostenidos en terquedades si la fe se desmorona.
En eso, no habrá tregua para nadie.
La poesía les duele a estos hijos de puta.

ALEJANDRO ROBINO

01 agosto 2017

UN REGALO INESPERADO



Foto: www.fotolog.com/bondisdebsas
El sonido de la carne y los huesos impactando. La tensión alerta, a la espera, como movida por un llamado primitivo. No sólo mía, también de los otros que esperan el colectivo. Es que ahora lo distingo cuando nadie reacciona. Una paloma golpeó rama en rama cayendo del árbol y luego repercutió un poco en medio de la avenida. Intenta levantarse, remueve las alas, desparramando algunas plumas. Sin pensar nada la agarro con unos volantes dejando su cuerpito en la vereda. Veo los autos que arrancan del semáforo. “Sino la aplastan” dicen los otros. Viajo en el 15 dudando de mi bondad. Eso no demuestra nada, concluyo.
Muchos días, semanas después, espero en la misma parada leyendo “Derrumbe” de Guebel.
Voy por el comienzo, donde el autor cita un poema de su hija: 

“Todos querían abrazar al sol.
Todos los chicos y todos los padres.
Uno solo quería abrazar a la sombra.
Cada uno quiere lo que quiere.”

Vuela el libro, el susto me hace lanzarlo por el aire. En el pelo, en las hojas y la ropa. Negro como la pez, el detrito de un pájaro me baña íntegro.

LUCIO P. FANTINI

21 julio 2017

VOLVER AL BARRIO



Foto: María del Pilar Loffredo.

Volver al querido barrio fue respirar niñez y adolescencia. Así también mirarme en pantalones cortos jugando un picado en el Parque Rivadavia, en el Parque Centenario o en Plaza Irlanda. Seguramente, mirando hobbies en la Feria dominical, o correteando chicas del María Auxiliadora, Sagrado Corazón, o Santa Rosa. Allí fueron mis primeras llegadas tarde a casa. Y los consabidos retos. En Caballito intente mi primer beso. Y de allí, soñé con mi primera novia. Ese, mi lugar, me inspiraba confianza, seguridad y tranquilidad. Y esto fue real. Allí di mis primeros pasos en la vida y, por qué no, mis primeras rateadas. ¡Como olvidar el papy fútbol del Club Italiano, los carnavales, la feria de Bogotá y Río de Janeiro, mi primer laburo en la rotisería de Juan! Aquellos asaltos en Eduardo Acevedo y Bogota. Los discos pintados de colores. Los zapatos con plataforma, y los pantalones Oxford. Seguramente perseguir a Marcela... diosa que ni siquiera se fijaba en mí. Es más, me ignoraba caminando por Yatay. Hoy viví una mezcla de todas esas sensaciones que en algún lugar estaban, y quizás no las tenía presente. Pero, por otro lado, conviví con un montón de gente, que solo reclama esa identidad que alguna vez tuvieron mis calles. Esa, de las tardes interminables de los abuelos. La misma de luz eterna pues las casas eran bajas, y se respiraba aire. Hoy tanto Caballito Sur, como el Norte; suplicaron por este vivir. Era el que tenían. Fue el que eligieron. Sin embargo, emprendedores inescrupulosos, como en todos lados, pretenden desgarrar estas vivencias y convertirlas en gallineros de lujo. ¿Nostálgico? ¡No! Mis plazas no tenían cerco, yo caminaba tranquilo por las calles, y la gente era de la época, en que la gente era gente. ¿Cómo perdimos todo eso? Esa es otra historia. Pero no dudes: Caballito, estoy con vos.

GUILLERMO LUÍS “TATO” MEDINA
(Publicado originalmente en nuestra edición Nº 23: mayo/ junio de 2007)

19 julio 2017

UNA ESCUELA PRIMARIA PARA CIUDAD OCULTA


Foto: gentileza Padre Damián Reynoso.

Un grupo de vecinos de Ciudad Oculta que concurre a la Parroquia Nuestra Señora del Carmen se movilizó ante la falta de vacantes para sus hijos en escuelas de la zona. Fruto de ello se lanzó la campaña “Un ladrillo para tu escuela” con el fin de juntar los fondos necesarios para construir la primera escuela primaria del barrio. El Padre Damián Reynoso, miembro del equipo de Curas Villeros y vecino de Ciudad Oculta, lidera hoy el proyecto surgido de una necesidad de la comunidad.
Ciudad Oculta tiene alrededor de treinta mil habitantes, de los cuales el 43 % son menores de 18 años. Lo cual implica un crecimiento demográfico muy importante en la Comuna 8, y ninguna institución pudo contener semejante masa de gente que requiere vacantes de las escuelas de la zona…” advierte de entrada Reynoso.
- ¿En qué situación se encuentran las escuelas de la Comuna 8?
- Están desbordadas… Tené en cuenta que la última escuela primaria gratuita estatal se construyó hace 35 años en el Barrio Luís Piedrabuena bajo el gobierno militar. Entonces ante la demanda constante de gente que viene a la parroquia pidiéndonos ayuda para conseguirle vacante a sus chicos nos propusimos aliviar un poco esa necesidad con esta iniciativa que comenzó el año pasado abriendo un jardín, y que sigue ahora con los chicos de sala de cinco que pasaron a primer grado.
- ¿Cuál es la modalidad de funcionamiento de esta escuela?
- Esta es una escuela parroquial de cuota cero. Los chicos pagan apenas una cooperadora de cien pesos. En 2016 abrimos el jardín con 120 nenes, y este año en la nueva escuela sumamos sesenta nenes a primer grado, todos de la villa.
De parte del gobierno recibimos el aporte de los maestros, que es un montón: nos pagan el 100 % de sus salarios. Y Desarrollo social de la ciudad nos da la ración de comida, porque como es una escuela de jornada completa, los chicos reciben tres comidas. También nos ayuda bastante el Arzobispado, pero sobre todo los vecinos, quienes incluso aportan con su trabajo al cobrar mucho menos de lo que deberían por su labor en la construcción. Si Dios quiere, el año que viene tendremos construidas las aulas para segundo y tercer grado, que es lo que estamos haciendo ahora.
Para juntar la plata que nos falta lanzamos la campaña “Un ladrillo para tu escuela”, para que los que puedan aporten su granito de arena para hacer realidad nuestro proyecto, que es muy lindo, ambicioso y lleno de fuerza.
Para acompañar la iniciativa y conocer los datos para donar: www.escuelaciudadoculta.com.ar