21 julio 2017

VOLVER AL BARRIO



Foto: María del Pilar Loffredo.

Volver al querido barrio fue respirar niñez y adolescencia. Así también mirarme en pantalones cortos jugando un picado en el Parque Rivadavia, en el Parque Centenario o en Plaza Irlanda. Seguramente, mirando hobbies en la Feria dominical, o correteando chicas del María Auxiliadora, Sagrado Corazón, o Santa Rosa. Allí fueron mis primeras llegadas tarde a casa. Y los consabidos retos. En Caballito intente mi primer beso. Y de allí, soñé con mi primera novia. Ese, mi lugar, me inspiraba confianza, seguridad y tranquilidad. Y esto fue real. Allí di mis primeros pasos en la vida y, por qué no, mis primeras rateadas. ¡Como olvidar el papy fútbol del Club Italiano, los carnavales, la feria de Bogotá y Río de Janeiro, mi primer laburo en la rotisería de Juan! Aquellos asaltos en Eduardo Acevedo y Bogota. Los discos pintados de colores. Los zapatos con plataforma, y los pantalones Oxford. Seguramente perseguir a Marcela... diosa que ni siquiera se fijaba en mí. Es más, me ignoraba caminando por Yatay. Hoy viví una mezcla de todas esas sensaciones que en algún lugar estaban, y quizás no las tenía presente. Pero, por otro lado, conviví con un montón de gente, que solo reclama esa identidad que alguna vez tuvieron mis calles. Esa, de las tardes interminables de los abuelos. La misma de luz eterna pues las casas eran bajas, y se respiraba aire. Hoy tanto Caballito Sur, como el Norte; suplicaron por este vivir. Era el que tenían. Fue el que eligieron. Sin embargo, emprendedores inescrupulosos, como en todos lados, pretenden desgarrar estas vivencias y convertirlas en gallineros de lujo. ¿Nostálgico? ¡No! Mis plazas no tenían cerco, yo caminaba tranquilo por las calles, y la gente era de la época, en que la gente era gente. ¿Cómo perdimos todo eso? Esa es otra historia. Pero no dudes: Caballito, estoy con vos.

GUILLERMO LUÍS “TATO” MEDINA
(Publicado originalmente en nuestra edición Nº 23: mayo/ junio de 2007)

No hay comentarios: