26 julio 2016

UN ESPACIO COMÚN CON UNA IDENTIDAD PARTICULAR


La Plaza Lezica, de más de setenta años, también conocida como Parque Rivadavia por hallarse sobre la avenida de igual nombre, constituía, en un pasado remoto, el terreno posterior de la quinta de la familia Lezica, y de ahí su nombre. El Colegio Normal Nº 4, que se ubica en el extremo oeste del parque, se corresponde con la casa de Ambrosio Plácido Lezica, conservando gran parte de su infraestructura.
A unos pocos metros de donde actualmente se erigen firmes Simón Bolívar y su caballo, bajo un blanco Arco del Triunfo, se levanta una pequeña construcción del siglo XIX: La Noria. Hay que destacar también que en este espacio verde, Ambrosio P. Lezica plantó uno de los primeros eucaliptus que ingresaron al país.
Al Parque Rivadavia también se lo conoce como el “Parque de los Enamorados” y por haber transitado por él, más de una vez, el literato Conrado Nalé Roxlo, quien solía encontrarse en él con sus amigos escritores. Aquella figura solía vivir frente al parque.
Otro modo peculiar en que es conocido el parque es el de “Quinta de los Fantasmas”. Se dice (nunca se ha corroborado) que de noche transita el fantasma sin cabeza de una lavandera que murió allí luego de ser asesinada (decapitada).
Dicen también que cuando se oculta, se pueden oír quejas de “cristianos a punto de ser degollados”.


(Edición Nº 2: febrero de 2005)

No hay comentarios: