09 junio 2015

NADA NUEVO BAJO EL SOL


En nuestra ciudad siguen proliferando los talleres clandestinos y los prostíbulos, ante la indiferencia de la mayoría. Es el rostro que se oculta de la “Reina del Plata”, el que genera negocios a costa del dolor ajeno. Y que cada tanto, gracias a las denuncias valientes como las que hizo el legislador Gustavo Vera, salen a la luz, para luego caer de nuevo en el olvido. ¿Habrá que colgar en la puerta de esos lugares un cartel que diga “Centro Cultural” para que se dignen a clausurarlos?

También asistimos al modelo del “Estado bobo”, que invierte en infraestructura para subsidiar los negocios privados. La bicisenda y el metrobús son ejemplo de cómo hacer algo necesario, pero mal implementado y gastando mucho más de lo previsto. Con los bares en las plazas, ni siquiera eso: pura ganancia privada a costa de los impuestos de los porteños. De todos modos, este modelo sufrió una derrota parcial gracias a la pelea a los vecinos de nuestro barrio: la Agencia Gubernamental de Control clausuró preventivamente el predio de la calle Avellaneda, donde IRSA planea hace años construir un shopping. Un delirio urbanístico que sólo se sostiene porque los empresarios que lo impulsan tienen la venia oficial. Se nos podrá decir que la ciudadanía acompaña con sus votos a esta gestión. Lo cual es cierto. Pero también es evidente de que goza de una cobertura mediática sin fisuras. Y mientras no se la cuestione desde los grandes medios ni se la enfrente en la calle, los globitos de colores seguirán tapando todo...

No hay comentarios: