29 junio 2015

EL CUERPO DE LAS SENSACIONES



-Desde la visión del chamanismo el mundo es Espíritu. No hace falta que hagas algo para que seas espiritual. Si no fueras espiritual, no estarías vivo. Entonces, ¿qué trabajo existe? El personal. ¿Para qué? Para ver si tu persona se da cuenta de quién es el espíritu que te contiene. La conclusión es que el trabajo es personal y que se necesita disciplina y decisión para reconocerse. Porque el espíritu ya es. (...) Estar desde el espíritu mismo es como un vibrar en el estadio de amor.
-¿Por qué?
-Porque cuando una persona define la palabra amor ya no vibra en el amor. Pasa que lo que se vibra no se puede decir debido a que es un estado. Y, como es un estado, no tiene definiciones. Para llegar a él, a vos se te dio cuerpo, inteligencia, mucha fuerza y disciplina.
-¿Pero cómo salir de los estados de miedo?
-Siendo disciplinado... La disciplina lleva a que en el sistema neuronal encaje otro tipo de información. Un ejemplo básico: un bebé no sabe lo que es papá, lo que es tío, ni lo que es abuelo. Porque en su mente, en su glándula pituitaria, no tienen información mental. Vos le decís ahí viene papá, y no entiende de forma mental. Pero fijate que, genéticamente, el bebé tiene una glándula desarrollada que se llama timo. Esta glándula está entre el corazón y la garganta. Esa glándula en un bebé está totalmente desarrollada, en cambio, en un adulto está atrofiada.
-¿Por qué?
-Porque el adulto deja de sentir. (...) Así es como hablamos desde la mente y ya no desde el cuerpo
-¿El chamanismo trata de volver al cuerpo de las sensaciones?
-Claro... Pasa que las personas (...) están desconectadas del plano del sentir porque están demasiado conectadas al plano de la mente. Por eso, como primera medida tenés que comprender que tenés un cuerpo, que tenés una personalidad que adquiriste con los años y que será con ella con quien vas a tener que trabajar para reconocer tu espíritu. Y no al revés. Si lo pensaras al revés, sería muy egoico aseverar que uno está trabajando para su espíritu. En realidad, es el espíritu el que está haciendo en mí que yo me de cuenta de quién es él. Por eso, será con la disciplina de cualquier técnica que busques, porque es de ahí de donde viene la comprensión*.

DIEGO MARTÍN VARTABEDIAN

*Extracto de la entrevista del autor con Don Jorge, incluida en el libro “Conversaciones con el águila” (pags. 52 y 53)

No hay comentarios: