31 marzo 2015

“RECLAMAMOS QUE SE RECONOZCAN NUESTROS DERECHOS”

Juan Santiago Santos e Israel Alegre, en pie de lucha (Foto: E.J.T.).

Israel Alegre y Juan Santos, representantes de los Pueblos Originarios que acampan en 9 de Julio y Av. de Mayo, denuncian la situación precaria a la que se ven sometidos.

En 9 de Julio y Av. de Mayo, a metros de la sede del gobierno nacional, existe un acampe que reúne a varios dirigentes de los Pueblos originarios de la provincia de Formosa, nucleados en Qopiwini. Esta organización es el resultado de la unión de las cuatro comunidades formoseñas: Qom, pilagá, wichi y nivaclé. Y desde el 4 de marzo participa de este acampe, que exige que se detenga la persecución de la cual son víctima, se reconozcan sus derechos de autodeterminación, y se les devuelvan sus territorios. Bajo la escasa sombra que brindaba al acampe el Monumento a Don Quijote de la Mancha, paradojas que ocurren en nuestra ciudad, hablamos con Israel Alegre de la Comunidad Nam- Qóm de Formosa y con Juan Santiago Santos, Cacique de la Comunidad India Quilmes de Tucumán, quien se acercó a brindar apoyo a sus hermanos.   
- ¿Cuáles son sus reclamos fundamentales?
- Estuvimos analizando nuestros derechos, amparados a nivel provincial y nacional, según lo establecido por la Constitución argentina y los tratados internacionales. Y vemos que si bien la normativa está en vigencia, no se cumple. Es el caso del art. 75, inciso 17 de la Constitución, que reconoce la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos. Y siendo nosotros preexistentes, el daño que hicieron es irreparable. ¿Cómo quedó la memoria colectiva de nuestro pueblo? Exigimos entonces al Estado que haga una reparación histórica. Pero desde la sanción de la Constitución del ´94, la gobernación de Formosa no ha permitido la autodeterminación de nuestros pueblos, tirándole el tema al Congreso de la Nación. Y en estos veintiún años, el Congreso nunca reglamentó este artículo, ni siquiera creó una comisión bicameral para tal fin. Nosotros queremos ser parte de la legislación en torno a nuestros derechos. (IA)
- Los Quilmes estamos dándoles nuestro apoyo al reclamo de estos hermanos, que no es más ni menos que pedir que no se viole la Constitución. No se hizo nada por reglamentar el artículo 75 incisos 17 y 22, por eso estamos en una situación igual o peor que en el ´94. Porque nuestros derechos son desconocidos, y el Estado está ejerciendo un control sobre los pueblos originarios. Fundamentalmente a través de órganos como el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), que surge de la Ley 23.302/89, que es anticonstitucional y obsoleta. Esa ley habla de política indígena y de apoyo a las comunidades aborígenes. Pero esas políticas son asistencialistas, e hipócritas. Porque nosotros como pueblos originarios no reclamamos políticas, sino que reclamamos que se reconozcan nuestros derechos. Y hablan de comunidades, mientras que nosotros reclamamos el derecho sobre nuestros territorios. (JSS)
- ¿Cómo se destrabaría el conflicto?
- No soy profesional del Derecho pero entiendo que la Constitución es coercible, es decir que se puede aplicar a la fuerza. Y es el Poder Ejecutivo el que tiene todo el poder, aunque lo utilice para defender los intereses de las grandes multinacionales y terratenientes. Porque si bien nuestro reclamo va dirigido a los tres poderes del Estado, vemos que no hay independencia de poderes. Hay que tener en cuenta que tampoco se cumple la Ley 24.071/92, mediante la cual se aprobó el Convenio 169/89 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ni la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los Pueblos indígenas que la actual presidenta firmó el 13 de septiembre de 2007. Y que la Ley 23.302/89 se contradice con el art. 75 inciso 17 de la Constitución y con los tratados internacionales que el Estado nacional firmó.  (IA)
- Necesitamos con urgencia la reglamentación del artículo 75, para que seamos las comunidades quienes elijamos a nuestros representantes ante el INAI, y no el Poder Ejecutivo. En marzo de 2014, fuimos apresados durante más de un mes en Monteros por defender nuestra ciudad sagrada. ¿Y quienes perpetraron este atropello? El Ente Tucumán Turismo y el INAI. O sea que hoy nuestros supuestos representantes son quienes nos juegan en contra. (JSS)
- ¿Es compatible su reclamo con la lógica de cualquier estado nacional moderno?
- Desde su origen el Estado argentino nos fue hostil. De hecho, y para no explayarme en el tema, en el artículo 67 inciso 15 de la Constitución de 1853 se habla cínicamente de “conservar el trato pacífico con los indios y promover la conversión de ellos al catolicismo”. Pero hoy esa pregunta que me hacés se la tiene que hacer a sí mismo el propio Estado porque en 1994, y luego de 184 años, reconoció nuestra preexistencia. Es decir que son ellos quienes tienen que adecuarse a nuestra existencia anterior en estos territorios. Pero lo que se llevó adelante estos veintiún años fue un genocidio sistemático, un etnocidio cultural hacia nuestros pueblos. Reclamamos que esto se detenga, y que se efectivice la reparación histórica que, aunque fuese mínima, le permitiría acceder a nuestra juventud a una educación bilingüe e intercultural. (IA)
- La transmisión de nuestros conocimientos está condicionada a la esencia de nuestra lucha, que es la recuperación de nuestro territorio. Logrado eso vamos a poder preparar a nuestra juventud de acuerdo a nuestra cosmovisión e identidad.  (JSS)

No hay comentarios: